martes, 16 de noviembre de 2010

"El cazo de Lorenzo" de Isabelle Carrier. "Por cuatro esquinitas de nada" de Jérôme Ruillier

A veces, lo diferente nos desconcierta, y lo que nos resulta difícil de entender lo ignoramos o lo rechazamos. A aquellos que creemos que no son como nosotros les pedimos además que hagan el esfuerzo de integrarse. 

Libros como el de Isabelle Carrier nos gustan, porque son  capaces de explicar de forma clara y sencilla a los más pequeños y de recordar  a los más mayores lo que para algunos es difícil de entender.



La historia de Lorenzo es la historia de un niño que debe ir superando dificultades.  Lorenzo nos emociona por ser como es, siempre el mismo,  y nos identificamos con sus angustias ante lo que parece insuperable, y sus alegrías cuando es capaz de afrontar  sus retos.
¿No nos ocurre esto a todos?

Las ilustraciones tiernas y divertidas nos hacen  además pasar  un buen rato.


El cazo de Lorenzo de Isabelle Carrier está publicado en Editorial Juventud
Recomendado por FEAPS ( Federación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual). 

 Esta semana celebramos los Derechos del Niño, entre ellos está el DERECHO A RECIBIR ATENCIÓN Y CUIDADOS ESPECIALES CUANDO EL NIÑO SUFRE ALGÚN IMPEDIMENTO FÍSICO, MENTAL O SOCIAL.
 
En este montaje audiovisual  podéis conocer la historia de Lorenzo. 










A raiz de este video hemos encontrado otra referencia al  libro de Jérôme Ruillier marido de Isabelle Currier y autor de Por cuatro esquinitas de nada (Editorial Juventud)   que conocimos a través de Pep Bruno cuando nos visitó el curso pasado y que tanto nos gustó.





Este libro nos ofrece  posibilidades  para jugar con él después de su lectura, con las formas geométricas, los colores,  con la búsqueda de diferentes soluciones, en fin,  con lo que se nos ocurra... comprobando una vez más que las diferencias nos enriquecen y además nos divierten...
¡Y qué vivan las puertas de diferentes formas y tamaños!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada