martes, 14 de junio de 2011

La Bibliotarde y la Poesía o Cómo hacer que las palabras vuelen

La penúltima Bibliotarde de este curso ha sido fantástica!!!
Lo hemos pasado en grande, leyendo, escuchando,  jugando con las palabras, y lanzándolas al viento.
Nos reunimos en el patio del colegio,  y comenzamos con las lecturas de las poesías y las adivinanzas. En esta ocasión quisimos lanzar palabras al viento y la verdad es que la tarde nos acompañó pues éste soplaba un poquito.
Sonaron las palabras escritas de Antonio Rubio de su colección de la Cuna a la Luna, CocodriloPajarita, y Luna, editado en Kalandraka.

Raquel, Andrea, Carmela y Rocío se encargaron de hacérnosla llegar.





Ana nos hizo sonreir con la Petición  del huevo de Carmen Galán 


y La pesadilla del gamusino de Beatriz Osés.






Anoche soñé
que un niño decía
que yo no existía.



Miguel, Rocío, Lucas y Alberto nos pusieron en un apuro con las adivinanzas de Antonio A. Gómez Yebra e ilustrado por  Violeta Monreal, Blanca por dentro.


Era que era que era                                          Érase una vez un día
un hombre con un flautín                                 que a tres músicos hermanos
que hipnotizaba a cualquiera:                         un lobo querer quería
rata, o niño chiquitín.                                      aunque eran algo marranos.


En un lejano país,                                                Una señora muy bella
una princesa importante                                     que nunca sola se peina
nunca podía dormir                                            se lo hace una doncella,
por culpa de algún guisante.                              pues no es otra que la...


Andrea eligió para la ocasión una poesía titulada   "La sirena Flora"  de Los versos del libro tonto de Beatriz Giménez de Ory. Premio de Poesía para niños, ciudad de Orihuela, 2010.



LA SIRENA FLORA

La sirena Flora llora
por las esquinas del mar.
Como el mar no tiene esquinas,
no sabe dónde llorar.

Aprendió muchas canciones,
pero no quiere cantarlas,
pues son tristes, de marinos
que se hundieron en el agua.


La sirena Flora llora
por los rincones del mar.
El mar no tiene rincones,
no sabe dónde llorar.


Pero  mira arriba y ve
¿peces globo de colores?
¿peces grandes voladores?
cayendo al mar.


Y la sirena Flora
nada que nada
delante y detrás.


¡No son peces,
sino versos libres,
sueltos,
por los rincones del mar!


El mar no tiene rincones, pero eso, ¡qué más da!
Flora ahora ríe y ríe,
nada y nada
delante y detrás.


¡Ya tiene versos nuevos
para cantar!

Sara nos recitó estupendamente la poesía  "Mariposa del aire" de Federico García Lorca
Mariposa del aire,
qué hermosa eres,
mariposa del aire
dorada y verde.
mariposa del aire,
¡quédate ahí, ahí, ahí!...
No te quieres parar,
pararte no quieres.
Mariposa del aire
dorada y verde.
Luz de candil,
mariposa del aire,
¡quédate ahí, ahí, ahí!...
¡Quédate ahí!
Mariposa, ¿estás ahí?

Una vez lanzadas al aire algunas palabras pudimos hacer nuestras micropoesías, y éste fue uno de los momentos más bonitos.  A través del juego de los pareados, compusimos por parejas nuestras rimas que quedaron así de chulas.

Ayer vi un conejo
que se metía en un espejo.
(Ana y Carmela)

 Esta noche ví una estrella
dentro de una botella.
(Rocío y Paula)

En mi mundo ví un elefante
girando un volante.
(Sara y Andrea)

A la luz de la luna
la rana
teje la lana.
(Raquel y Pilar)

Como una cuna
te mece la luna.
(Alberto, Lucas y Darío)

Cantaba tanto el canario
que le hemos metido en un armario.
(Mª José y Javi)

Érase una vez un salvaje león
que por el día cazaba gacelas
y por la noche tomaba el biberón.
(Rocío, Paqui, Clara, Irene, Clara y Nieves)

Luego sólo quedaba recitarlas al viento y escribirlas y dibujarlas en nuestro particular  abejorro para echarlas a volar.

Aquí os dejamos algunas  imágenes de esta tarde tan volandera.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada