viernes, 18 de junio de 2010

Boa Viagem, José Saramago.


Libros

"Empezar a leer fue para mí como entrar en un bosque por primera vez y encontrarme de pronto con todos los árboles, todas las flores, todos los pájaros. Cuando haces eso, lo que te deslumbra es el conjunto. No dices: me gusta este árbol más que los demás. No, cada libro en que entraba lo tomaba como algo único." (El País Semanal, Madrid, 29 de noviembre de 1998)


Ha fallecido José Saramago. Era hijo de pastores analfabetos y pobres, para los que un libro era un lujo inalcanzable, pero esto no le impidió ser escritor y defender también, a través de sus reflexiones y escritos áquello en lo que creía con honestidad y humildad. Ganó en 1998 el Premio Nobel de Literatura.

Nuestro homenaje es recordarle con uno de sus libros dirigido a los niños/as. Aunque el mismo reconociera que hay que saber escribir historias para niños.

"Las historias para niños deben escribirse con palabras sencillas, porque los niños, al ser pequeños, saben pocas palabras y no las quieren muy complicadas. Me gustaría saber escribir esas historias, pero nunca he sido capaz de aprender (...) porque, además de saber elegir las palabras, es necesario tener habilidad para contar de una manera muy clara y muy explicada, y una paciencia muy grande"




Ilustraciones de João Caetano.
Traducción de Pilar del Río.
Madrid, Editorial Alfaguara, 2001.


La flor más grande del mundo, del que ya hablamos en este blog el curso pasado, es un cuento para leer y para compartir.
Compartir porque la escritura de Saramago no es fácil, porque está cargado de simbologías, de ironías, de detalles, porque nos deja entrever cosas importantes si nos damos cuenta de ellas, porque lo relevante es lo que a cada uno nos sugiere y no lo que trata de enseñarnos.


En diez minutitos se disfruta este corto de Juan Pablo Etcheverry, basado en esta historia tan bonita.




Boa viagem, Saramago

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada