domingo, 8 de mayo de 2011

"La historia de la manzana roja" y "Estás en la Luna" en los cajones de novedades

El lunes inician su circulación dos nuevos cajones de novedades del mes de mayo con algunos de  los últimos libros adquiridos por la biblioteca.

Quisieramos hablaros de dos de ellos  que  nos han gustado especialmente.

La historia de la manzana roja viaja en el cajón Lady dirigido a Infantil y Primer ciclo de Primaria.

La historia de la manzana roja
Jan Lööf

Kalandraka, 2009


Jan Lööf es el autor e ilustrador de esta historia. Ésta se lee con imágenes grandes y textos pequeños, como corresponde a la habilidad lectora de los niños a los que está destinada.

.

En el baúl también viaja Huellas gigantes de Fernando Krahn, que mantiene el mismo formato. Son álbumes ilustrados que tanto nos gustan y os aseguramos que a cualquier edad se pueden  disfrutar... 






La historia de la manzana roja es una historia encadenada que nos mantiene la atención desde el principio hasta el final para desear saber precisamente éste, y a la vez nos hace sentirnos protagonistas de la historia, al conocer situaciones y circunstancias que  el principal protagonista ignora.


El azar, tan caprichoso, juega un papel fundamental, y las ilustraciones acompañan perfectamente la historia, mostrandonos esos caprichos, por lo que nos recrearemos en las imágenes y tardaremos en pasar la página, a pesar de haber leído ya el texto.

Se publicó por primera vez en el año 74 y está lleno de humor, ironía y ternura. Ingredientes fundamentales para disfrutar de un buen libro.

Comienza así:

 Érase una vez un señor de traje de rayas que, por casualidad, pasó por delante de una frutería.
"Qué bien me sentaría una buena y jugosa manzana", pensó el señor, y entró en la tienda.
El frutero pensó que sería fácil engañar a aquel hombre, y le mostró una manzana de plástico.
-Aquí tiene una manzana exquisita, pero antes de comérsela debe dejarla durante un tiempo al sol, para que madure - dijo el frutero.

"Quien espera algo bueno nunca espera de más", pensó el señor, y colocó la manzana en el alféizar de la ventana para que madurase.

En el cajón Book, destinado a segundo y tercer ciclo de primaria viaja Estás en la Luna.




Estás en la luna
Carmen Montalbán
Ilustraciones de Pilar Millán
Kalandraka

No es de extrañar que Estás en la luna haya recibido el Premio "Los mejores 2010" del Banco del Libro, de Caracas como "Libro entrañable" en la categoría de libros juveniles. Esta historia lo es realmente.


-Tu abuela ha perdido la cabeza -me dijo aquel día mi tía Fatma, cuando volví de la escuela.
A la vez que se ponía las sandalias, sacudió mi cojín y me acercó el plato. Luego salió. Daba unos pasos tan rápidos, que la arena que levantaba del desierto empezó a flotar en mi sopa y a pegarse entre mis dientes.
Porque, como es natural, yo tenía la boca abierta. Quería pedirle a tía Fatma que repitiera en hassania, nuestro idioma, eso de que mi abuela había perdido la cabeza. Tía Fatma apenas sabía español. Era raro que no se equivocase. Habría dicho «cabeza» donde tendría que haber dicho «tetera», por ejemplo.


  Baraka es una niña de doce años que vive en una jaima del desierto con su madre, sus tías y su abuela Bahía. La enfermedad de Alzheimer comienza a arrancarle a esta última sus recuerdos. Ese terrible mal simboliza también el olvido que se cierne como una amenaza sobre su pueblo: expulsados hace más de 30 años del Sahara Occidental, habitan en la inhóspita Hamada argelina y sólo los ancianos sienten el vacío que deja el destierro de su patria y el desarraigo; los jóvenes solo la conocen de oídas porque jamás la pisaron.


Baraka se siente más cercana a su abuela Bahía que su madre y sus tías. La relación de la abuela y la nieta se hace entrañable, pues contándole sus recuerdos, la abuela vuelve a los tiempos en los que vivía en su casita de paredes blancas y radiantes a la orilla de un mar azul, junto al abuelo Abdulá el lunático, que además de querer pisar la luna, era pescador de pulpo y un estupendo buzo.

En su baúl la abuela Bahía, guarda sus más preciados tesoros, sus telas, sus perlas y  una foto de su casita junto al mar.

- Prométeme, Baraka, que no permitirás que me olvide de ti. Ni de esta foto. Ni de esta casa -me decía, ronca de tantas voces-. ¿Tú sabes dónde está mi casa, Baraka?


Y la complicidad y la imaginación de nieta y abuela hará que los recuerdos permanezcan...
Carmen Montalbán es de Talarrubias, Badajoz y ésta es su primera obra destinada al público juvenil. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada